Buscar este blog

26 de junio de 2015

REFLEXIONES SOBRE EL GAYMONIO


Con apenas dos semanas de diferencia, la Suprema Corte de EUA resolvió lo mismo que la Suprema Corte de México: existe un derecho fundamental a que las personas del mismo sexo contraigan matrimonio y es inconstitucional que la legislación civil defina al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, además de que la finalidad del matrimonio no es la procreación ni la perpetuación de la especie. Ante la coincidencia de tiempo y contenido de la resolución, uno se ve tentado a hacer caso a las tesis de la conspiración que plantean que existe una agenda oculta para impulsar esto en todo el mundo; y en cierta forma sí debe existir algo: no solamente la existencia de un muy poderoso lobby gay, potenciado por el hecho de que muchos miembros de las clases políticas de diferentes países pueden tener estas tendencias o perversiones sexuales entre otras muchas, --recuérdese en México la leyenda urbana, iniciada por el periodista Rafael Loret de Mola acerca de La Cofradía de la Mano Caída--  y lo sutilmente planteado por Stanley Kubrick en su último filme: Ojos Bien Cerrados y la especie de culto orgiástico y macabro que pueden profesar algunos de los miembros de las clases dirigentes, sino también porque el antinatalismo, combinado con medidas eugenésicas como el aborto o la eutanasia son medidas necesarias a fin de mantener, de manera casi desesperada, como sustentable al actual sistema que sí, ha brindado aunque nos parezca increíble, una elevación del nivel de vida y un bienestar más generalizado que en épocas anteriores, pero a un costo enorme con la sobreexplotación de recursos y el aumento de la longevidad que genera presión financiera sobre los sistemas de pensiones y de seguridad social de los Estados.

Para mucha gente, cada vez más, lo resuelto por ambos máximos tribunales es un acierto, en una época en que la Libertad se ha venido a reducir a un asunto de penes, vaginas y anos, señal patética de que el ser humano moderno está incapacitado para mirar hacia arriba y preocuparse de cuestiones trascendentales sobre su existencia y su accionar, y que hoy se encuentra obsesionado con la vista absorta en su entrepierna, en una era de individualismo exacerbado y relativismo, en que se niega la existencia de la moral y de la verdad objetiva, se desestima toda opinión en contrario como algo "religioso", discúlpenme, pero esto no es nada religioso, esto proviene de la naturaleza biológica del ser humano, y en todo caso, tendrían que preguntarse por qué no solo las religiones abrahamánicas: Cristianismo, Judaísmo e Islam tienen una postura contraria a la homosexualidad, sino todas aquellas que tienen un código ético, como el Budismo o el Confucionismo, comparten esa misma apreciación negativa de esta tendencia sexual, e incluso algunas de tipo politeísta y ritualista como el Hinduísmo, y eso que dicho culto plantea un enorme libertinaje sexual. Incluso los Griegos que practicaban la homosexualidad la llegaron a regular en las relaciones pederastas, pero jamás hablaron de matrimonio entre personas del mismo sexo, y si practicaban la homosexualidad era por una concepción de la mujer como un ser inferior e indigno, necesario únicamente para tener hijos.

Vayamos por partes: la homosexualidad no es una práctica natural ni corresponde con la finalidad natural del impulso sexual: que no es el amor ni llenar un hueco emocional, es la reproducción; si así fuera, entonces los Sres. ministros mexicanos y gringos han descubierto que la Biología misma ha estado vulnerando derechos de todas las criaturas desde el Periodo Cámbrico en que apareció la reproducción sexual; desde entonces, sólo animales muy inferiores en la escala evolutiva mantienen una reproducción sexuada pero hermafrodita: pensemos en anélidos o en moluscos, y en este caso, los gastrépodos como los caracoles y las babosas que tienen órganos de ambos sexos pero no pueden autofecundarse, sino que se aparean con otro de su especie e intercambian gametos.

Existen otros animales, en especial artrópodos y algunos peces, que pueden cambiar de sexo ante ciertas circunstancias naturales: ante un gran número de machos algunos se vuelven hembras, o ante la falta de congéneres se transforman para reproducirse por partenogénesis; sin embargo, en los animales superiores la reproducción es siempre sexual y existen ambos sexos: masculino y femenino en forma separada y con un gran dimorfismo entre sí, sólo hay un último par cromosómico: XY=macho, XX=hembra, si se da el agregado de un cromosoma más en esto que define el sexo, no se obtendrá un homosexual, se tendrá alguien con Síndrome de Kilenfelter, o con Síndrome de Down, por lo que las causas de este fenómeno no son biológicas o genéticas, sino más bien conductuales, lo mismo, el hermafroditismo presente en humanos u otras especies más altas de la escala evolutiva, serán por anomalías durante la gestación y generalmente hay órganos bien formados y otros atrofiados. 

Incluso, en la naturaleza pueden darse comportamientos homosexuales: en aves y algunos mamíferos como las girafas, o entre los primates, pero son montas simuladas como "entrenamiento" o signos de sumisión ante el macho dominante que no tienen una finalidad sexual, o bien se trata de casos anómalos por falta de hembras o problemas hormonales, un caso curioso se da con los cangrejos, en que los machos pueden tener comportamientos femeninos, pero esto se da cuando son parasitados por otro crustáceo, el llamado Sacculina, cuyas hembras se enquistan en los cangrejos y llegan a insertar su sistema nervioso en el del huésped (como un verdadero usb viviente) y a saturar de hormonas femeninas al organismo de éste para hacerle creer que es hembra y así que cuide los huevos del parásito como si fuesen propios. Como se ve, es un caso extremo, y por supuesto, anómalo, debido a la intervención de un agente extraño.

En el ser humano no ocurre ninguna de estas situaciones, sino que parece que se da un problema de formación de la personalidad, mucho se habla que una persona heterosexual puede "optar" por ser homosexual, pero se hace burla y se prohiben terapias conducentes a que un homosexual "opte" por ser heterosexual, con lo que se contradicen respecto a la libertad que dicen defender y al carácter opcional del género, si fuese un caso natural, entonces estaríamos ante un interesante caso para la genética para explicar porqué ahora parece haber un aumento radical de las prácticas de este tipo tanto en varones o mujeres ¿una mutación acaso? O como han llegado a decir, se trata de una forma natural de garantizar el fin de líneas genéticas defectuosas condicionando a los individuos afectados a uniones estériles en sí, cosa también falsa; hombres homosexuales "de clóset" han tenido hijos perfectamente sanos y que no heredan la tendencia.

Ahora, salen con el argumento de que "venció el amor", "el amor es el amor" como escribieron hoy en redes sociales los rockeros de Pearl Jam y Paul Stanley de Kiss, sí, como dice San Pablo: "el amor todo lo puede" y más utilizado como argumento definitivo en una discusión, ¿Quién se opone al amor? Si alguien se opone al amor, el más noble de los sentimientos, necesariamente se es un amargado o un malvado, el problema es que el término "amor" es probablemente el más utilizado, manipulado, pervertido y manoseado hoy en día y el más incomprendido, a veces utilizado como simple ladrillo para llenar huecos y que se oiga bonita una "tonta canción de amor" como con fastidio decía John Lennon, hacer una cita que de inmediato los sentimentales la hagan célebre como hace ese gran charlatán llamado Paulo Coelho o ese farsante de Alejandro Jodorovsky. El amor hoy en día es visto con una connotación por un lado sentimental que pinta un mundo color de rosa, malvaviscos y nubes de algodón de azúcar, y por otro lado, como algo meramente o necesariamente sexual. Es algo muy reduccionista y que encubre en realidad, la búsqueda hedonista del placer y del confort a lo que mucha gente parece haber reducido sus vidas hoy en día, como rebaños obedientes van felices al pesebre y a gozar de los miserables placeres que les proporcionan los amos para olvidar sus pequeñas y anodinas existencias.

Ahora, si el fin del matrimonio no es la procreación --hay matrimonios que no tienen hijos, pero eso es por accidente, la finalidad natural del mismo es la formación de una nueva unidad familiar-- ¿cuál es? ¿el placer sexual? Entonces al acudir con una prostituta uno estaría celebrando un matrimonio por tiempo determinado de una hora o más, ¿la compañía? Entonces cualquier estancia con una persona sería un matrimonio ¿El amor? ¿Señores ministros, nos pueden definir jurídicamente qué es el amor? ¿es un concepto jurídico indeterminado como "orden público" o "interés general"? Son cortes supremas, pero eso no les hace estar por encima del orden natural, tal parece que necesitan que Antígona les hable como hizo ante Creonte de Tebas; les urge leer a Sófocles.

Otros dirán: es que durante siglos la esclavitud fue tomada como normal y ahora cae el concepto de la sexualidad normal: la diferencia está que la esclavitud era una práctica antinatural que vulneraba la libertad y la dignidad humana, y esto por el contrario, va contra la naturaleza biológica misma, del ser humano... en definitiva, se trata de un acto de soberbia humana que no acepta la realidad ni la busca comprender, sino cambiarla a capricho del deseo subjetivo de algunos como Jenner que quiere convencerse a sí mismo y a los demás que por haberse castrado es mujer.

¿Y cuál es el límite? ¿Porqué no legalizar la poligamia? ¿porqué ponerle límites al "amor"? Está el fenómeno de los swinger, ¿porqué no legalizar el poliamor? ¿porqué no legalizar el incesto eliminando esos limitantes al matrimonio? ¿la pedofilia? Hoy queman en efigie a Marcial Maciel en leña verde, pero quién no dice que después lo llamen "víctima de la incomprensión e intolerancia" o que era "alguien adelantado a su tiempo", o con el animalismo: legitimar la zoofilia, finalmente, puede existir "amor" entre una persona y su mascota. ¿Cómo permitir la adopción  por homosexuales cuando la misma naturaleza humana desde hace un millón de años que existimos como especie, nos hace nacer de padre y madre y se fijó la estructura familiar como lo describe Desmond Morris por nuestra propia biología que nos impulsó a ello? 

En definitiva, estas decisiones las pagarán las futuras generaciones, nuestro mundo Occidental continúa en su camino a la decadencia y al colapso, muchos no lo ven, cegados por el sentimentalismo o por sus propias prácticas y vidas desordenadas --por cierto, contrasta este reconocimiento al "matrimonio" homosexual con las prohibiciones que se han dictado a que los homosexuales sean donantes de sangre y órganos, dada la promiscuidad que generalmente tienen estas personas, junto con su fuerte tendencia al exhibicionismo, y que les hacen un grupo de alto riesgo de contraer numerosas infecciones-- o por su indiferencia e indolencia. Cada vez, parece, que el futuro se ve más oscuro, aunque lo disfracen con los colores del arcoiris.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La ofensiva del ISIS:


Lo dicho, se repite lo ocurrido en 1453 en Constantinopla; mientras en Occidente estamos muy ocupados discutiendo cosas que el hoy inexistente sentido común antes dejaba clara las respuestas, como es esto de la homosexualidad, o los "derechos" de los animales o las declaraciones impriudentes y escandalosas de Donald Trump, el Califa Abú Bakr II, que va por la misma senda victoriosa de destrucción y muerte que su antecesor el otomano Mohamhed II recorrió, dio una demostración de poder y del alcance que sus fuerzas están teniendo, ante el cada vez mayor número de militantes que acuden a su hasta ahora, prácticamente invicta bandera: realizó ataques en tres continentes distintos: en Europa, sus hombres decapitaron a un guardia de seguridad, plantaron precisamente la enseña negra del nuevo Califato e hicieron volar un coche-bomba a las puertas de una planta energética, en Asia atacaron mezquitas de opositores a su causa en Siria y Kuwait, y en Africa atacaron en Somalia y sobre todo, en Túnez, donde un comando entró al Hotel Riu y ametralló hasta a 37 turistas europeos que se encontraban en las antiguas playas cartaginesas.

Preocupados por nimiedades, al igual que en el aparentemente lejano siglo XV, nuestros líderes dejan crecer el peligro del Califato, cuando reaccionen será muy tarde... como creyente, me pregunto a veces si Dios no ha decidido soltarle la rienda al Islam como castigo por nuestra tibieza y apostasía, como sea, el panorama huele a peligro y terror.








No hay comentarios: