Buscar este blog

9 de diciembre de 2013

IRAN: REGRESO A "LAS GRANDES LIGAS"


La realidad es que EUA el día de hoy se encuentra muy lejos del EUA de la época de Kennedy. Al acercarse al término del primer año de su segundo mandato, la Administración de Obama luce agotada, desgastada y lo peor: derrotada tanto por los frentes internos, como es el desastre en el que se ha convertido la reforma al sistema de salud, el llamado Obamacare por ser incosteable y oneroso para los propios beneficiarios, que incluso, se han visto obligados a perder los seguros que tenían contratados hasta ahora, y que ha desembocado en una debacle de la imagen presidencial al demostrarse que la mayoría de los dichos del Presidente y sus funcionarios sobre esta reforma, en la que parecía haber puesto la mayor parte del empeño y las intenciones de su gobierno, resultaron ser viles mentiras propagandistas.
Pero el frente exterior es donde ha quedado más evidenciada la debilidad, y también la crápula de Soetoro: las Primaveras Arabes desatadas con la connivencia de las monarquías árabes como Arabia Saudita, Emiratos, Qatar y Kuwait terminaron por diseminar el caos y la inestabilidad en el Medio Oriente, más aparte la muerte del embajador en Libia a manos de los propios "aliados" libios, las ejecuciones extrajudiciales ordenadas por el Presidente cada miércoles, el espionaje telefónico y en Internet, todo ello, demuestra que EUA está siendo peor gobernado que nunca, por una administración que sólo cuenta con la demagogia, como el prometer una y otra vez la reforma migratoria que nunca llegará para captar el voto hispano, mientras todo se desmorona a su alrededor y por debajo, incluso, poco a poco la farándula que tanto le había apoyado para llegar al poder está defeccionando de su bando ante la pevisible catástrofe que se avecina tanto financiera como política para el coloso del norte.
En el Medio Oriente, las Primaveras Arabes fracasaron estrepitosamente, ante la imposibilidad de que los radicales islamistas que llegaron al poder lograsen formar gobiernos estables tanto en Egipto, Libia, Túnez y el caso de Siria, donde no han podido derrocar a Bashar el Assad y éste contó con el respaldo de las grandes potencias emergentes, en especial Rusia, China e Irán...

Irán ha sido el objetivo de las "Primaveras" como una forma desatada por las otras potencias emergentes de la zona: las monarquías árabes que en los últimos 20 años han conocido un rápido y enorme desarrollo gracias a una inteligente inversión de los ingentes recursos petroleros con los que cuentan y la apertura de nuevos negocios: aerolíneas, telecomunicaciones, turismo, finanzas y empresas deportivas, y que no quieren que el otrora Imperio Persa recupere el enorme poder que como árbitro de la región ha ejercido desde el siglo VI a.C., cuando Ciro el Grande unificó a los pueblos iránios y los dirigió a la construcción de un Estado nacional expansionista. Agotado y decrépito el modelo aqueménida al fin en 1979, convertidos los últimos sucesores de Ciro en meros dictadorzuelos bananeros e instrumentos de los intereses extranjeros, se dio paso a la República Islámica encabezada por los líderes religiosos chiítas, quienes fijaron como objetivo el regresar a Irán a ocupar un rol importante en la política internacional como medio de reafirmar su independencia y retomar su papel natural, pues Irán no existe sin una política imperial, pues su creación obedeció a un proyecto expansionista: o es potencia, o desaparece absorbido por otros poderes, como fue bajo el dominio griego de Alejandro y los Seleúcidas o durante el tiempo que permaneció unido al Califato árabe, antes de la muerte de Hussein y el cisma entre Sunnitas y Chiítas, o bajo el dominio mongol de Genghis Khan, y al fin lo han logrado.

Desde entonces y hasta ahora, el régimen persa ha sido retratado como un sistema dictatorial encabezado por clérigos fanáticos e intolerantes que patrocinan el terrorismo y tienen como objetivo la destrucción de Israel y de todo Occidente; sin embargo, la realidad es que la República Islámica es un muy interesante régimen político, con una Democracia Representativa "dirigida" por una elite aristocrática compuesta por los líderes religiosos, que buscan atemperar los excesos democráticos y conservar al país firme en sus raíces históricas milenarias y en las islámicas adoptadas a partir del siglo VII tras la conquista árabe y que los persas identificaron en el Islam y en Mahoma la realización de las promesas mesiánicas de Zoroastro, a través de medios jurídicos como un control constitucional, pero el líder religioso y su "Consejo de Guardianes" no actúa como Jefe de Estado, función que queda siempre a cargo, como la de Jefe de Gobierno, del Presidente de la República electo popularmente; por otro lado, el Islam chiíta, como lo he dicho en otros artículos de este espacio, no es tan extremo como el sunita, pese a las apariencias, y si bien en su momento el Ayathollah Khomeini condenó a muerte al escritor indobritánico Salman Rushdie por su novela Versos Satánicos, escrita con toda la intención de provocar a los musulmanes, lo hizo por un afán de presentarse como defensor del Islam y por presiones de movimientos radicales islamistas en Cachemira y Pakistán a los que Irán apoyaba en aquel tiempo, en realidad, ningún soldado iraní o miembro de sus expertos servicios secretos ha atentado desde 1988 en contra del escritor.

Por el contrario, la realidad nos muestra que la dirigencia persa resulta ser una clase política bastante pragmática y astuta, dispuesta incluso a hacer negocios y con objetivos claros, mucho mejor que la de varios países occidentales como México que estamos con gobiernos que no saben a dónde ir ni qué es lo que quieren conseguir. Irán por su parte en la últimas administraciones, la de Mohamhed al Khatami y Mahmoud Ahmadinejhad, supo encarrilarse en reformas económicas y de incentivo a la Ciencia y Tecnología en el primer caso, y en el segundo, a una política exterior atrevida que ahora, bajo Hassan Rohani está rindiendo frutos.

El programa nuclear iraní, que bajo Ahmadinejhad se convirtió en uno de los objetivos principales de la potencia persa, había sido causa de numerosas sanciones económicas; hábilmente, la política exterior persa se centró en fraguar alianzas con otros Estados opuestos a EUA o para los que la postura de Irán ante el Estado de Israel o su política respecto a derechos humanos les resultaba indiferente, así se logró el acercamiento con los regímenes autoritarios de Sudamérica o con países europeos ajenos a la Unión continental como Noruega con quien suscribió importantes acuerdos económicos; aún así, las finanzas persas se resintieron, lo mismo que los precios de los productos y algunos artículos de primera necesidad, como los medicamentos, se hicieron escasos.

Sin embargo, la situación de Irán, si bien un poco problemática, nunca llegó a ser desesperada o grave ante la afectación por las sanciones, con lo que la potencia persa no cejó en el desarrollo de su programa nuclear, al cual defendía como únicamente encaminado a fines civiles, lo cual sin embargo, no era del todo creíble: el país propietario de una de las mayores reservas de hidrocarburos del mundo parecía tener prisa por desarrollar una fuente de energía alterna y siempre polémica, más tras los hechos de Japón y el tsunami, mientras era claro su deseo de equilibrar el poderío militar israelí, puesto que es un secreto a voces que el Estado Judío cuenta con al menos 100 ojivas nucleares, logrando esto, Irán puede convertirse en un decisor importante en el Medio Oriente y disminuir la influencia judía en la política de la zona, cuando no, de plano, echar atrás la superioridad con la que cuenta y que le permite actuar en contra de los Palestinos o de Líbano, sin encontrar oposición seria que le contrarreste después de los tres intentos fallidos de sus vecinos árabes sunnitas en 1948, 1967 y 1973.

Al desmoronarse la posibilidad de que EUA y otras potencias occidentales interviniesen en Siria, Irán quedó enormemente fortalecido en la región al saber que su principal aliado, el alawita-chiíta Bashar el-Assad seguirá en el poder en Damasco, puesto que con el apoyo persa, moscovita y chino, no hay forma que los rebeldes puedan sostener la ofensiva contra su ejército, pues el financiamiento de los monarcas del Golfo no es suficiente si no viene acompañado de armas e instrucción militar, rubros en los que tales ricos reinos son todavía carentes, pero además, la administración Obama tampoco tiene ya los recursos económicos ni la fortaleza política para plantearse intervenir en contra de Siria y en contra de Teherán y buscar el cambio de régimen en ambos Estados, por ello, no quedó más remedio a Soetoro que buscar a Rohani y prácticamente, rendirse o capitular y reconocer el papel que Irán tiene en la región como gran potencia rectora.

El acuerdo nuclear fue firmado por Irán sabiendo las ventajas que obtiene:

  • Se levantan las sanciones económicas que estaban frenando el desarrollo del país y le permitirá tener finanzas sanas.
  • No pone fin a su programa nuclear con objetivos civiles, le permite continuarlo con unas cuotas reducidas de enriquecimiento de Uranio que son aceptables para el régimen.
  • Abre camino a la normalización de relaciones con EUA y Occidente.
  • Le permite a Irán entablar relaciones comerciales con Occidente, en particular con Europa y EUA.
 
Pero además de estas ventajas o beneficios expresos, a Irán se le regalan muchas otras ventajas:
 
  • La dilación de la diplomacia norteamericana en actuar contra el país persa y su programa nuclear muy probablemente le sirvió para desarrollar la bomba; muy probablemente Irán ya cuenta con un arsenal lo suficientemente potente como para emparejar los cartones con Israel, siendo así, el Gobierno de Rohani ya estaba dispuesto a firmar lo que fuera.
  • El régimen de la República Islámica ha sido finalmente reconocido por EUA al llegar a un acuerdo internacional con él, con lo que es ahora más difícil el plantear una intervención para "cambio de régimen", pues éste ha obtenido ya un reconocimiento tácito y pleno, por toda la comunidad internacional.
  • El régimen, por su parte, ha demostrado no ser el de unos clérigos fanáticos e intransigentes, sino ser un sistema conformado por políticos pragmáticos y razonables, con los que se puede negociar y llegar a acuerdos, lo que brinda enorme confianza tanto en los terrenos de las relaciones diplomáticas como para los inversionistas y los mercados.
  • Ha logrado una victoria estratégica sin disparar un solo tiro: consiguió sacar a EUA de la ecuación bélica en Siria, --con el apoyo de Rusia y China-- y la influencia norteamericana en el Medio Oriente se diluye, mientras Israel se repliega ante el cada vez menor apoyo norteamericano... podría interpretarse la voluntad, de la actual administración de Obama de llegar a entablar una especie de alianza con los Persas a quienes les entregue el Medio Oriente para que le doten de orden y pongan fin a la espiral del caos desatada con las Primaveras Arabes desde 2011.
  • Con el levantamiento de las sanciones a partir de enero de 2014, Irán tendrá capacidad para afectar al panorama económico mundial, se dice que podrá inundar el mercado con 2 millones de barriles de petróleo diarios, con lo que podrá provocar la caída libre del precio del petróleo, más aparte, la capacidad de producción de gas natural, sin duda, el mercado de los energéticos ha quedado en sus manos.
Por supuesto, el Medio Oriente seguirá siendo un polvorín, la carrera de armamentos entre Irán por un lado y las petromonarquías del otro y Turquía e Israel, por el otro, no cesarán en su empeño en búsqueda de la supremacía regional, aunque tal parece que en el caso de Israel, se busca encorsetarlo u obligarlo a conformarse con las fronteras de 1967 y renunciar a expandirse más en la Franja de Gaza y en Cisjordania, para lo cual se requiere de tener un equilibrio que reduzca las ansias expansionistas de la dirigencia sionista.
 
Como sea, Irán está listo de nueva cuenta para ser contado entre las grandes potencias: el progresivo debilitamiento del Mundo Occidental lo está propiciando, y podemos estar seguros: los Persas aprovecharán esta oportunidad en el regreso de los Imperios Asiáticos.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mandela:
 
En el próximo post hablaré de nueva cuenta de Nelson Mandela, hace unos meses, cuando inició su larga y penosa última enfermedad, escribí algo sobre él, pero tanto que por un lado se ha aprovechado su deceso para endiosarlo o presentarlo como un hombre santo e inmaculado, como por otro lado, se le presenta controversialmente como un terrorista falsamente arrepentido y que en el fondo siguió aspirando a la destrucción de los Sudafricanos de origen europeo me parecen visiones exageradas, lo que amerita hablar sobre él y su legado. 







No hay comentarios: