Buscar este blog


26 de septiembre de 2022

ITALIA "IL RISORGIMENTO?"

 Quién es Giorgia Meloni, la líder de la ultraderecha favorita en las  elecciones de Italia | Onda Cero Radio

La victoria de Giorgia Meloni, candidata de la colalición Fratteli d'Italia, (frase con la que inicia la letra del himno nacional, y que se traduce al español como "hermanos de Italia" y que indica cuál es la intención de esta coalición, pues la letra del himno, escrito durante los años de las guerras por la independencia y unificación de la península, el movimiento conocido como Risorgimento, encabezado por los entonces reyes de Piamonte, dice: Hermanos de Italia, la Patria resurge, de Escipión el yelmo, valerosa asume...) constituye un torpedo que ha impactado en la línea de flotación del ya bastante averiado barco de la Unión Europea, herido ya de gravedad desde el Brexit. Este resultado, igualmente, constituye un golpe durísimo de la serie que ha encajado el Globalismo a lo largo de este 2022 y de los que ya hemos hablado aquí, pero que cabe que hagamos una lista para recapitular:

  1. El fin de la Pandemia de COVID-19, que no logró servir para estructurar el esbozo de un Gobierno Mundial sino que cada quien actuó como pudo o como quizo.
  2. El escándalo Djokovic, con el que comenzamos el año, en que el tenista serbio se convirtió en símbolo de la oposición a las políticas anti-COVID tomadas en Occidente, al exhibir al gobierno australiano como autoritario y contrario a los derechos fundamentales en pos de un totalitarismo farmacéutico. No a causa del deportista, pero sí hemos visto cómo a lo largo del año, esa Nueva Normalidad y el Gran Reset con que los grandes magnates y gobiernos amenazaban con implantarnos un futuro lleno de restricciones, han quedado en agua de borrajas, al menos por ahora.
  3. La huelga de transportistas en Canadá, que aunque reprimida por Trudeau, mostró la verdadera naturaleza de su régimen: dictatorial y violador de derechos fundamentales.
  4. La revocación del precendente Roe v. Wade que devuelve a los estados de la República en Estados Unidos la facultad de legalizar o prohibir el aborto; lo que fue un golpe directo a los progresistas estadounidenses.
  5. El fallo favorable al actor Johnny Depp en su juicio contra su ex-esposa, la actriz Amber Heard, que golpeó directo al discurso victimista del Feminismo, demostrando que la agresión, las mentiras y la manipulación pueden venir igualmente de las mujeres.
  6. La serie de fracasos de las grandes corporaciones estadounidenses del entretenimiento, su inclusión forzada de personajes representativos de minorías marxistamente vistas siempre como "oprimidas", están provocando hemorragia de suscriptores, un aluvión de críticas y ahuyentando las audiencias.
  7. La actuación del Gobernador del estado de Florida: Ron de Santis, quien ha sido el primero en poner un alto al gigante mediático y progresista Disney a la vez que exhibiendo la hipocresía de los Demócratas mandando aviones con inmigrantes ilegales a un santuario de las élites progres como Martha's Vineyard o a las puertas de la residencia oficial de la Vicepresidente Harris.
  8. La negativa mayoritaria de los chilenos a aprobar en referéndum un proyecto de constitución para establecer un régimen acorde con los intereses Globalistas y progres, así como la cada vez mayor opinión negativa hacia el joven Presidente Boric, --el millenial típico-- de parte de la gente. Ni siquiera los indígenas Mapuche, a los que se pretendía dotar de autonomía, resultaron estar a favor de tal cosa.
  9. La Guerra de Ucrania, que está provocando una crisis económica que está por cebarse con Europa  este Invierno, y que empieza a ocasionar terremotos políticos.
Terremotos como el que está pasando ahora ante el resultado electoral en Italia, y ante las amenazas de Úrsula Von der Leyen, Presidente de la Comisión Europea y que muestra que sólo hay democracia cuando gana aquél candidato que coincida con las ideologías y las políticas planteadas desde arriba.

Por supuesto, como ya lo planteara la nefasta Madeleine Albright, ya fallecida y juzgada por Dios, todo lo que no sea acorde al ideario progresista es tachado de fascista, y así pasa con la Meloni, quien ocupará el Palacio del Quirinal, señalada de ser, de algún modo, como la heredera de Mussolini, apostrofada de homófoba y de xenófoba, por supuesto, cuando lo único que ha dicho y hecho durante su campaña es apelar al patriotismo, a la defensa de la familia natural, de las raíces indudablemente cristianas de Italia y a su riquísima y antigua cultura, lo cual se opone a los mercantiles y pedestres intereses de las grandes corporaciones y sus títeres en Bruselas; sin que en modo alguno aquello pueda ligarse a Mussolini y su movimiento de hace cien años, el cual pereció con él y Clara Petacci en 1945. 

Cabe decir que, detrás de ella, se encuentra el apoyo de Matteo Salvini y de Silvio Berlusconi, el primero, ya era identificado como de extrema derecha, el segundo, un veterano de la política y la empresa, parte del establishment pero que, ahora, ha decidido apoyar a la joven líder, en una rebelión contra la Unión Europea y los dictados de las élites, il Cavaliere con su experiencia, ha detectado el sentir del pueblo italiano, que está simplemente harto de que les digan qué pensar, qué decir o qué aceptar, siendo la Guerra de Ucrania, el apoyo, con cargo al contribuyente, al régimen de Zelenski, la OTAN y las sanciones contra Rusia que han terminado por afectar al pueblo de la península mediterránea, ante los elevados precios de la energía, el cierre de negocios y pérdida de empleos, la inmigración ilegal de África y la asistencia social hacia ellos, lo cual ha terminado por dañar a una economía ya de por sí vapuleada por las estrictas medidas restrictivas durante la pandemia, lo cual, finalmente, también terminó por golpear al Gobierno de Draghi.

¿Qué sigue ahora? ¿Buscará Giorgia un Italexit? No podemos descartarlo, o sin llegar a ello, quizá un cambio al interior de la Unión Europea, formando un bloque, junto a Polonia, Hungría y el resto de países eslavos que han formado el Grupo de Visegrado, que quizá pretendan regresar al conjunto a lo que originalmente pretendieron sus fundadores Adenauer, De Gasperi y Schuman: un simple acuerdo de libre comercio, que facilite la cooperación económica y el desarrollo del continente, y no la creación de instituciones --no electas, por otro lado-- a las que se cede parte de la Soberanía Nacional y que pretenden intervenir en la estructura constitucional de los Estados miembros, y aún más, en su sociedad, sus tradiciones y culturas en un esquema que pareciera preceder a la constitución de un ente político Orwelliano y totalitario.

Por otro lado, sin duda esto constituye una victoria para la Rusia de Putin: decía Sun Tzu que las guerras se ganan en los templos y sin combatir, la verdadera guerra va más allá de los campos de Ucrania, se está librando dentro de Europa, y aún, de EUA, en sus sociedades, su opinión pública y sobre todo, la economía. Puede ceder o retirarse de Jarkov o de cualquier otra localidad; pero entre tanto, puede contemplar cómo sus enemigos entre sí se dividen, se amenazan y se atacan, ahí es donde radica su verdadera victoria... y aún no llega el invierno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero tengo entendido que ella es pro OTAN.

Y este tuit prometiendo ayuda al drogadicto Zelenski, no me da buena espina, quizás sea solo cortesía por la felicitación que le dio el ucraniano.

https://twitter.com/GiorgiaMeloni/status/1574862655067660295

El Águila Azteca de San Juan dijo...

¿Victoria para Rusia? Giorgia Meloni dijo otra cosa:

https://www.outono.net/elentir/2022/09/26/la-posicion-de-giorgia-meloni-sobre-rusia-y-la-invasion-de-ucrania-malas-noticias-para-putin/