Buscar este blog

2 de mayo de 2018

COREA, HACIA LA PAZ



Mientras que las semanas pasadas la demonización de Donald Trump llegó a sus cotas más altas por un ataque aéreo a Siria, en el que el sensacionalismo de las Redes Sociales veía el inicio de la Tercera Guerra Mundial, en respuesta a un presunto ataque con armas químicas de parte del régimen de Assad a la oposición, con las consabidas víctimas civiles --y nuevamente las imágenes lacrimógenas de niños heridos, sea por Assad, sea por el ataque aéreo que logran su objetivo de mover al sentimentalismo de las audiencias hacia un fin político-- en esta semana se dio un gran paso hacia el cambio, para bien, de la situación geopolítica de Asia y en el que decididamente intervino el neoyorkino.

Es en Asia donde se está tejiendo el futuro: ni en Europa ni en América se labrará el destino de las póximas centurias, con un Occidente decadente, donde prima la cultura de la muerte, el descarte y el consumo desbordado de personas y bienes, donde las ideologías deshumanizantes surgidas de la Escuela de Frankfurt se han adueñado de políticas y conciencias. En Asia en cambio, impera la realpolitik y se juega un ajedrez para reposicionar a las futuras grandes potencias: China, que ya es una realidad, Rusia, que con todo y sus limitaciones, se ha vuelto nuevamente a colocar entre las potencias que deciden el devenir mundial, Irán y el Islam Chiíta se juega un pulso en Siria, --y en Yemen-- con el Islam Sunnita encabezado por Arabia y Turquía, y la India no deja de crecer económica y militarmente, mientras Japón poco a poco comienza a despertar del letargo y los traumas de la Posguerra.

Como parte de esto, se da una rapidísima evolución de lo que acontece en Corea. Hasta hace unos meses, la tensión estaba en un punto muy alto: con Kim como siempre, amenazando con ataques nucleares en contra de EUA, Japón o Corea del Sur y haciendo ensayos de armas nucleares y misiles balísticos. La estrategia la había implementado su padre Kim Jong Il, que gracias a eso, o capturando a periodistas, personal de ONG's o estudiantes y prácticamente exigiendo rescate por ellos; lo cual era aceptado por los gobiernos norteamericanos y sus aliados regionales anteriormente: tanto Bill Clinton, como Bush Jr. y Obama cedían ante la extorsión, y aunque mantenían o establecían nuevas sanciones económicas contra Pyongyang, terminaban por soltarle jugosos fondos bajo el membrete de "ayuda humanitaria", con lo que la dinastía comunista solventaba necesidades apremiantes del "reino ermitaño", fruto no solo de las sanciones, sino de la economía cerrada e ineficiente de estilo soviético del régimen.

Pero Trump se arriesgó y se burló públicamente de las fanfarronerías de Kim, y es que muy posiblemente, los servicios de inteligencia de EUA, e incluso China o Rusia, le informaron de la realidad del programa nuclear norcoreano: es indudable que ha llevado a cabo pruebas de bombas y de misiles, pero la precaria infraestructura y la escasez de recursos financieros muy probablemente llevaron a ese programa a un callejón sin salida: la tecnología para desarrollar misiles balísticos intercontinentales no es barata, y Kim si bien podía contar en su arsenal con algunas cabezas nucleares y algunos vectores de lanzamiento, los mismos quizá no le permitían llegar ni a las islas de Guam, ni mucho menos, a las costas de EUA. Por tanto, sus amenazas eran huecas, y meros intentos nuevos de extorsionar. Al no caer en la trampa, si no inculso mofarse, como provocando al joven dictador, éste no pudo más que darse cuenta que había perdido su "encanto" y con la economía de Norcorea estrangulada, no tuvo más remedio que buscar la negociación.

Además de ello, es de observarse que Kim ha sido muy maltratado por los medios occidentales y la propaganda, ya hablé antes en este espacio de la película de James Franco y Seth Rogen, La Entrevista, en la que es retratado como un júnior incompetente, caprichoso y maniaco, o han sido frecuentes las notas periodísticas en que se le acusa de haber ordenado ejecuciones sangrientas y extravagantes, propias de los pretores de Diocleciano en las persecuciones contra los Cristianos a finales del siglo III. En realidad, Kim Jong Un, educado en Suiza y con estudios en Economía, inició desde que tomó el poder a la muerte de su padre un lento, pero decidido programa de reformas: permitió cierto libre mercado entre los agricultores y pequeños negocios. Se abrió el mercado a inversiones principalmente de Rusia y China, e incluso Corea del Sur, con un parque industrial compartido, lo que se empezó a reflejar con un aumento en la propiedad de automóviles privados, lo que hace que las calles de Pyongyang ya no se vean tan solitarias como era clásico hasta hace unos años, transitadas sólo por vehículos militares.

De igual forma, el tercero de los Kim empezó a ser más abierto en su vida familiar, acudiendo a eventos públicos acompañado por su esposa, e incluso a rendir más discursos y apariciones públicas y tener un trato más cercano con sus súbditos que el que llevaba su abuelo, que gozaba de sentirse una especie de semidiós, o su huraño padre, que sólo en dos ocasiones durante su "reinado" se dirigió a la Nación.

Así, el proceso de negociación con Corea del Sur y EUA ha seguido un proceso, en que sin duda, también China y, muy probablemente Rusia, han seguido un papel como mediadores. Ya tanto Putin como Xi Jinping habían expresado previamente que no respaldarían a Corea del Norte en su programa nuclear; a inicios de este año, en los Juegos Olímpicos de Invierno, celebrados en Corea del Sur, se logró que las delegaciones de ambas Coreas desfilaran en conjunto y el equipo del Norte fue acompañado ni más ni menos que por la hermana del dictador, quien es de sus más cercanos consejeros y sostuvo relaciones de alto nivel con el Gobierno del Sur.

Posteriormente, se dio una sorpresiva visita de Kim y su esposa a Pekín, a la luz de los acontecimientos posteriores, seguramente cocinó la estrategia con el Presidente Xi para lo que estamos viendo ahora. Corea del Norte siempre ha sido un satélite de China, y en segundo lugar, de Moscú, así que este proceso de paz no pudo haberse realizado sin el consentimiento de las dos grandes potencias asiáticas, lo cual, probablemente, implicó también una negociación de éstas con Trump, aún con el diferendo existente entre China y EUA por la cuestión de los aranceles a las mercancías como forma de contrarrestar el daño que los productos baratos chinos le hacen al mercado norteamericano.

Ahora sólo hay que esperar la cumbre Kim-Trump a celebrarse en mayo, después, a fin de año, el tratad de paz definitivo, ¿y después? Muy probablemente el establecimiento de relaciones entre Pyongyang y Washington, y las reformas en Norcorea igualmente parecen inevitables, aunque habrá que ver si le proporcionan garantías --que seguramente habrá pedido-- para evitar la desaparición del régimen y la caída de su dinastía, y que esas garantías sean cumplidas, más cuando dichas garantías no fueron respetadas en el caso de Gorbachov y de la URSS, lo que se saldó con la fragmentación de la Unión y la posterior expansión de la OTAN, misma que ahora conforma un cinturón alrededor de la Rusia actual y ha estimulado la beligerancia de Putin contra Occidente.

Como sea, estamos ante un cambio radical en el balance de poder en Asia oriental: una posible Corea unificada significará una tercera potencia que contribuiría eso sí, a equilibrar las cosas entre China y Japón, sin necesidad que éste se rearme. Entre tanto, el gran ganador de este proceso es Donald Trump que prácticamente se está asegurando la reelección, e incluso, está siendo promovido para el Premio Nobel por parte del Gobierno de Corea del Sur, e incluso, por un grupo de congresistas republicanos de EUA.

Estemos atentos, esto se pone muy interesante.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun me quedaron dudas, respecto a lo que mencionó en otro post sobre Corea del Sur, que es un país sobrevalorado.

¿Qué razones le llevan a decir eso?

Saludos

misteryhouse dijo...

Creo que le ha funcionado el discurso de ser el "malo del cuento" porque ahora tal parece que todos se están acopando a lo que deberían hacer.

misteryhouse dijo...

Creo que también en este momento me gustaría saber su opinión acerca del asqueroso proceso electoral que vivimos en México. Me temo que estamos en uno de esos momentos en los que no tenemos los líderes adecuados para lidiar con el convulso escenario internacional.